Menú

El espacio y la luz

Cuando se trata de iluminar una casa tenemos que tener en cuenta qué es lo que queremos conseguir con esta iluminación y la época del año en la que nos encontramos. No debemos olvidar que la luz cambia dependiendo de la estación en la que nos encontremos.

No será lo mismo la iluminación que queramos conseguir en invierno que en verano, como tampoco será la misma iluminación la que queramos darle a una sala de estudio que a un rincón romántico.

Para iluminar tanto el interior como el exterior de una casa, los leds son una buena elección.

Las ventajas de las luces leds son muchas. Al ser una fuente de iluminación pequeña y compacta, nos permite llegar a iluminar rincones que antes nos parecían imposibles de iluminar. Desde un rincón oscuro hasta una terraza pequeña. Para ello, podemos utilizar casi todos los formatos que conocemos hasta ahora de otras fuentes de luz, en su versión leds, como bombillas leds, focos leds, neón leds, Tiras leds, etc.

Igualmente, gracias a estos leds podemos conseguir el ambiente que queremos aprovechando la temperatura de los leds (desde un rojo cálido a un azul frío). Así, las estancias tendrán la tonalidad que a nosotros nos apetezca y que mejor vaya con el resto de la decoración de la estancia. Otra ventaja de los leds es que consiguen un ahorro energético, por ser una fuente de luz eficiente.

Dependiendo de las estaciones del año buscaremos la iluminación pura y dura, como en verano…o la calidez y el ambiente íntimo en invierno.

Dentro de la casa, los leds se utilizan en muchas ocasiones para fijar un punto de luz de algo que queremos destacar, como es una escultura, un cuadro concreto, un lugar de lectura o un mueble.

Los leds son una luz ideal para colocar en el baño o en la cocina aunque es fundamental estudiar la iluminación de la casa antes de colocar los puntos de luz, ya que esto supone la diferencia entre sacar partido al espacio y no hacerlo.

(Fotografía de un baño Porcelanosa)

 

No Comments

Post A Comment